Páginas vistas en total

lunes, 18 de abril de 2016

   Una vida gobernada por impulso deja de ser racional para pasar al lado opuesto y dejarse llevar por las pasiones o caprichos que más nos interesan en cada momento. Es una vida de desconcierto. Nunca sabes cuando te va a dominar un impulso y estás a merced de los estímulos que te rodean. Si son pausados y te encuentras en un clima acorde y naturalizado, esos impulsos estarán dormidos y aletargados esperando el resorte que los haga florecer en un momento de mayor tensión o de cierta perdida del control de la situación.
   Sin en teoría somos seres racionales, no deberíamos dejarnos arrastrar por estas tentaciones, pero hay que decir del hombre que no es un ser racional al completo. Que cierta parte de él se comporta dentro de unas pautas y maneras que se podrían nominar como racionales pero que hay momentos, y estos suceden con frecuencia, que los atributos de las emociones y los sentimientos dominan al ser crítico y perspicaz.
   Yo me considero una persona tranquila y racional pero es cierto que muchas veces me dejo arrastrar por las pasiones y los impulsos, de hecho, mi vida a estado marcada por una circunstancia que no dejaba de ser compulsiva, porque ya no tenía finalidad en si, y porque no buscaba otra cosa que saciar mi apetito más instintivo. Ya no lo hacia porque tuviera mas o menos ganas de tomar algo, era una obsesión que solo se calmaba si lo hacia de manera impulsiva y sin pensar en sus consecuencias. Tengo que decir que he sido un ser bastante poco racional y que procuro que en mi vida, cada día entre un poco más la razón, aunque sea un trabajo a largo plazo y sea una cuestión con la que quedarme  con la sensación de estar intentándolo mientras viva.

   En los momentos que te deja arrastrar por los impulsos, pensar cuesta un esfuerzo que casi nadie se par ha hacer. Es como pisar el freno a tope cuando vas a ciento veinte. Algo que por ninguna circunstancia se te pasa por la cabeza. Lo único que apremia es saciar tu necesidad. Ver como te imbuyes de lo que reclamas como vital y necesario para vivir. Porque en ello te va la vida. Si no sacias tu apetito sientes un vacío tan grande que te falta hasta el aliento y el impulso no se te va de la cabeza. Lo tienes ahí metido esperando a ser saciado y la ansiedad va creciendo mientras más tardes en satisfacer tu necesidad.

4 comentarios:

  1. Muy interesante tu reflexión sobre el control y "descontrol" de impulsos. Saludos Pedro.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante tu reflexión sobre el control y "descontrol" de impulsos. Saludos Pedro.

    ResponderEliminar
  3. Difícil y ardua tarea pararse a pensar. Lo extraordinario es que estamos hablando de los seres escogidos por Dios para dominar la tierra. ?Que será de los demás? Seres humanos, tranquilos y racionales...

    ResponderEliminar